tentaculo derecho

Entradas de blog

Huérfanos 4 - Crueldad y la bestia

Escrito por huerfanos el 28/04/2015
¿Y esto era solo el principio?

Permitid que hoy os cuente yo una historia.

Hace algunos años, asistí a una fiesta de cumpleaños. El homenajeado, temiendo que faltara comida, se había abastecido de, literalmente, sacos de aperitivos para picar: cantidades industriales de frutos secos, galletas, patatas y ganchitos. Ante semejante oportunidad, algunos de los asistentes aprovechamos para hincharnos de porquerías hasta casi reventar. Cuando ya estábamos saciados hasta más allá de lo saludable, la madre de nuestro amigo empezó a recoger los platos y realizó un anuncio que nos aterrorizó: “Y ahora, a comer.”

Un sudor frío generalizado recorrió nuestras espaldas. Parafraseando a un colega: “nunca antes había sentido arcadas ante un montón de comida”.

Esta pequeña anécdota me viene al pelo para hablar de este primer ciclo de Huérfanos: nos hemos tirado 88 páginas picando aquí y allá, llevando al lector y a los personajes de un lado para otro… ¡y ni siquiera hemos llegado al plato fuerte! ¿No será algo indigesto para nuestros lectores?

Con este número hemos conseguido nuestro primer propósito: reunir a un grupo de personajes y poner al lector en antecedentes de su origen antes incluso de empezar siquiera a saber a qué viene todo esto… Puede que lo hayamos hecho al revés de cómo suele hacerse, pero ¿es que no había quedado claro que este era un cómic diferente?

Y como muestra, el “héroe” protagonista de este número: un sádico morboso, un camello sin escrúpulos y, además, una víctima de la moda; no se puede pedir más. Tal vez habríamos podido ceder a la tentación de tener un grupo de compañeros bien avenidos como protagonistas, pero esto no es Friends, ¿sabes? Desde el principio ésta tenía que ser una historia de miedo, e Ismael aporta al tono de la serie ese punto justo de inquietud poco complaciente. Si lo que esperabas era una pandilla de resolvedores de misterios que al final desenmascaran al malo, siempre puedes revisar viejos episodios de Scooby Doo.
Y en fin, como venía diciendo Yago al final del primer episodio, esto sólo es el principio. Enric os prometió un grupo en su última columna, y aquí lo tenéis. Ya podéis ir digiriendo los ganchitos, que ahora viene la comida de verdad.

Espero que no os den arcadas, de verdad.

M.A. Garcias
Palma de Mallorca, Junio de 2004

PD. Cuando escribo estas líneas han pasado más de seis años desde que escribí la columna que habéis leído. A este número le ha costado todo ese tiempo, e incontables vicisitudes, llegar a ver la luz. Pero aunque sea tarde, y muy lentamente, Enric y yo seguimos trabajando para compartir con vosotros la historia de estos personajes, que nos persiguen como fantasmas. Y seguimos esperando, 10 años después de su creación, que Huérfanos os guste tanto como a nosotros.
Porque como ya os avisé una vez, hemos venido para quedarnos.

M.A. Garcías
Barcelona, Septiembre de 2010

Huérfanos 3 - Dibujando duendes

Escrito por huerfanos el 22/11/2010
¿Dónde está mi grupo?

Tal vez lo que más me moleste de los cómics de superhéroes actuales es lo a menudo que no se nos dice nada de los personajes. Un traje llamativo y un pasado misterioso son todo lo que hace falta en dos de cada tres casos para que un personaje se dé por acabado... Pero el caso es que realmente M.A. y yo teníamos en mente una estructura de grupo de superhéroes. El grupo de jóvenes con talentos extraordinarios reunidos alrededor de un mentor que los ayuda a comprender y usar esos talentos no es lo que se dice nueva.

La otra idea que nos rondaba la cabeza era hacer un cómic de terror. No queríamos hacer un terror basado en la sangre y las tripas, ni tampoco algo demasiado fantasioso, sino mantenernos lo bastante cerca de nuestra realidad cotidiana cómo para resultar inquietantes. ¿Lo habéis notado? Al principio teníamos mucho más claro lo que NO queríamos hacer que lo que íbamos a hacer. Eso nos acabó llevando al grupo de super gente rara procedente de ambientes qué conocíamos bien. Todo lo demás acabó llevándonos hasta la serie qué estáis leyendo porque las piezas qué teníamos nonos encajaban de otra manera. Eliminando lo que no queríamos llegamos a tener algunas cosas claras:

Queríamos personajes bien definidos, con un pasado que justificara su pertenencia al grupo (Yago es la excepción, claro, algún As nos teníamos que quedar en la manga.) Queríamos sucesos extraños en entornos conocidos. Queríamos que los protagonistas narraran la historia y que no entendieran gran cosa de lo que les ocurre. Queríamos en definitiva, que los protagonistas fueran gente normal, no héroes. Con todo esto, los primeros capítulos tenían que quedar reservados por fuerza a presentarnos a los protagonistas, de ahí que en este tebeo de grupo, aún no hayamos llegado a ver a ningún grupo... es que no queríamos tener que presentar a todos los chicos en tropel. Queríamos estar seguros de que cada personaje tenía una personalidad, un pasado y que era interesante por sí mismo, que cada uno tenía una buena historia que contar.

¿Por qué os cuento todo esto? Bueno, porque esta es una serie sobre un grupo de gente, en serio. Si hasta ahora no habéis visto a un grupo por ninguna parte no os preocupéis. Todo forma parte de un gran plan. Creo que merece la pena esperar. Porque lo que desde luego SÍ queremos, es que este tebeo os divierta y os mantenga atentos al próximo número.

Enric Pujadas
Palma de Mallorca, Octubre 2003

Huérfanos 2 - Sara

Escrito por huerfanos el 24/08/2010
He de confesar algo: Tengo debilidad por las personas normales como personajes de cómic. Siempre he pensado que cuanto mas cotidiana, más interesante puede ser una persona, sobre todo a ponerla en situaciones excepcionales. No puedo decir que me aburran los superhéroes, ni mucho menos, pero me encantan esas historias en las que toman café, buscan piso o se enfrentan a una cita romántica con más dudas que a un supervillano. Si además esa persona de a pie es un ser inocente y vulnerable, cargar sobre ella todos los males del mundo es un placer para cualquier artista. Y si se trata una jovencita de 15 años cuya principal preocupación es su aspecto y su popularidad hasta que toda su vida se le escapa entre los dedos, ya no puedo menos que reconocer que Sara es mi personaje favorito de Huérfanos.

Sara fue el primer personaje de la serie en el que pensó Enric, y la primera en unirse a la cruzada de Yago, antes incluso que Eduardo y Marv. Su historia y su conflicto estuvieron muy claros desde el principio, y me bastó con una prueba para dar con su imagen. Después de eso, todo lo demás fue cuesta abajo. Sara, y este número, tienen todo lo que define a Huérfanos: personajes normales en situaciones desesperadas, poderes sobrenaturales aparentemente inútiles, verdaderos hándicaps para sus poseedores, que debido a ellos tienen tendencia a ver seriamente perjudicada su imagen pública en situaciones muy embarazosas, orígenes secretos oscuros e insospechados… y un reguero de cadáveres, cuyas muertes son presenciadas en este caso desde una nada privilegiada primera fila. ¿Qué queréis que os diga? Todo el mundo tiene sus inclinaciones…

Pero crear el universo de Sara ha sido también dar vida y presencia a sus amigas pijas, para la que he requerido (por primera vez en mi carrera) de ayuda en el diseño de vestuario (!); también recrear ambientes cotidianos como el de las clases: un saludo desde aquí a la jefe de estudios del Instituto Ramon Llull que NO nos dejó entrar a tomar bocetos de los pasillos “por razones de seguridad”(!!); también diseñar pesadillas en primera persona que harían las delicias de aquellos consumidores de experiencias virtuales ajenas de la película Días Extraños; y por supuesto enfrentar a Sara a un malvado tan detestable como Diego Andrade, cuyo aspecto, por más que pueda recordar a otro radical personaje de cómic creado por Warren Ellis (!!!), parte en realidad de un referente visual de mi vida cotidiana que no espero que llegue nunca a saber de la existencia de este cómic (o me temo que quien viviría una muerte lenta y dolorosa en primera persona sea este menda).

Lo que en realidad quiero decir con todo esto es que me encanta dibujar Huérfanos, y que si este número logra la misma pequeña pero calurosa acogida que el primero, tal vez ésta acabe por ser una pequeña serie de culto (entre nuestros allegados, al menos), pero que aunque no sea así yo voy a seguir dibujándola, solo para saber como continúa. Así que tomad nota, Gene Roddenberry, Chris Carter, J. Michael Straczynski y demás creadores megalómanos pretenciosos: Hemos venido para quedarnos.

M.A. Garcías
Palma de Mallorca, febrero de 2003

http://facebook.com/magarciascomics

Huérfanos 1 - Homo Homini Lupus

Escrito por huerfanos el 08/07/2010
Que yo recuerde, siempre he dibujado cómics.

Sin embargo, es curioso que hasta ahora no hubiera logrado terminar un cómic desde hace casi cinco años. Fue otro caluroso verano cuando completé La Canción de la Lluvia, junto a mi colega y sin embargo amigo Jaume Albertí, excelente guionista cuando se digna a serlo, que ahora ejerce de rotulista en el cómic que sostienes. Ha tenido que ser gracias a otro amigo y no obstante colega, Enric Pujadas, que he logrado otra vez esta pequeña hazaña, que no ha tenido un desarrollo fácil.

Es que no es fácil desarrollar la idea de un cómic de aire fantástico, levemente terrorífico, ambientado en nuestra Mallorca natal, protagonizado por un puñado de adolescentes dotados de poderes que les atormentan, y reunidos bajo la guía de un misterioso mentor. Y todo ello, tratando de darle un toque cotidiano y de no reinventar la Patrulla X.

Es curioso recordar ahora que el germen de esta idea nos sobrevino una noche en la que Enric y yo, junto a nuestro colega freak y sin embargo amigo Manuel Torreiro Jr., llegamos tarde a una sesión de cine, y tuvimos que hacer tiempo esperando la siguiente. Y es curioso recordarlo porque creo que el cómic que ha salido de aquella extraña fusión de terror y superhéroes con la especulábamos, ha resultado tener algún punto en común, con la película a la que llegamos tarde aquella noche, El Sexto Sentido.

Salvando las distancias con esta obra maestra, hemos tratado de llevar lo Inquietante y lo Desconocido hasta la vida diaria de personajes a los que difícilmente consideraríamos héroes, haciendo fácil así que el lector se identifique más fácilmente con ellos.

Ambientar la historia en nuestra propia isla, en nuestra propia ciudad, parecía la siguiente decisión lógica en este propósito. La mente calenturienta de mi escritor y sin embargo compañero Enric obró el resto, incluyendo hacer creíble como personaje a un niño retraído convertido en rolero activista y freak, pervertir el cuento de Caperucita Roja, hacer apoogía del ecoterrorismo, y reivindicar algunos derechos fundamentales de los estudiantes universitarios.

Por lo tanto, no puedo terminar sin agradecer por sus, más o menos voluntarias, aportaciones a este pequeño triunfo, a Jaume Albertí y La Canción de la Lluvia, con los que llegué a ser el dibujante que ahora soy; a Junior porque su idea del grupo de superhéroes gilipollas no prosperara, o de lo contrario Huérfanos habría podido ser la que se quedara en el tintero; a Enric Pujadas, por ser capaz de incendiar la isla con solo la chispa de una pequeña idea; a Anna Vives, apoyo incondicional y dibujante de otro cómic que ha tenido entretenido a Enric últimamente, Lunáticos, al que yo personalmente pienso seguirle la pista; y por supuesto, a M. Night Shyamalan y El Sexto Sentido, tal vez la inspiración inconsciente de este trabajo.

Este número 1 es solo el primero de una serie de historias en esta misma linea. Os aseguro que tratándose de Enric, yo voy a quedar tan sorprendido como vosotros.

M.A. Garcías

Palma de Mallorca, junio de 2002

Aquí estamos

Escrito por huerfanos el 24/06/2010
Bueno, ahora que ya llevamos algunas páginas es un buen momento para presentarnos. Huérfanos es un comic realizado desde Mallorca y ambientado en Mallorca, que se empezó a publicar en papel (fanzine) en 2001, y que ahora busca ampliar su círculo de seguidores a través de la web. Así que de momento tenemos material para unos cuantos meses, y esperamos que la acogida sea tan buena como lo fue la primera vez.